headerphoto

Como dejar de hablar a los gritos

Cuando nos sentimos inseguros solemos adoptar posturas sumisas o agre­sivas. La mala costumbre de hablar con un tono de voz alto forma parte de la segunda opción. En las comunicaciones humanas son tan importantes los contenidos como las formas. Los gritos no son convincentes y mu­chas veces producen el efecto contrario al buscado.

Si modulamos ade­cuadamente el tono, el ritmo y las inflexiones de voz, logramos ser más eficaces.

Como hacer para dejar de hablar a los gritos

Si los demás consideran que hablamos con un tono demasiado alto, debe­mos tener en cuenta las opiniones y no enojarnos ni acomplejarnos, para poder solucionar el defecto.

Es un hábito fácilmente modificable si procedemos así: cuando alguien nos señala que estamos hablando a los gritos, pedir disculpas y continuar bajando el tono. Pedirle a al­guien de confianza que nos indique sutilmente, con un gesto, cuando es­tamos levantando la voz.

Hacer el esfuerzo de escu­charnos, y, por último, ha­blar cada tanto en un tono exageradamente bajo para ir habituándonos a ese modo de hablar.

1 comentarios:

luigigen y seguidores dijo...

A la mayoría de la gente no les gusta que le hablen en alto tono de voz y con énfasis en la palabra por más que le comenten cosas interesantes o que puedan resolver sus problemas.-Hacen inca pie en esto y no en lo que le están diciendo.-Curiosidades humanas.-Conocer cosmoglobal.-

Publicar un comentario